Recomendaciones

Preoperatorias

Antes de recibir cualquier tratamiento es importante no venir en ayunas, si bien tampoco después de una ingesta copiosa. Y esto es especialmente importante en aquellos pacientes ansiosos. Casi la totalidad de los tratamientos comportan una anestesia local que dificultará la masticación entre las dos y cuatro horas siguientes. Y en los tratamientos que impliquen cirugías la dificultad será más evidente. Lo ideal es haber tomado algo frugal una hora y media antes.

Postoperatorias

Después de una cirugía (extracción dental, colocación de uno o varios implantes…) es muy importante tener en cuenta los siguientes consejos:

  • No enjuagar la boca con nada durante el primer día. Sólo a partir del segundo día puede hacerse con agua tibia salada que ayudará a la cicatrización de la herida.

  •  Tomar dieta blanda y líquidos, evitando los alimentos duros los dos-tres días siguientes.

  • En cirugías como extracción de la muela del juicio o colocación de implantes es recomendable poner hielo con un paño en la zona de  la cara cercana  inmediatamente después y durante todo el primer día. Será un eficaz antiinflamatorio y ayudará a evitar el sangrado.

 Si la herida sangra:

  •  No se debe enjuagar, escupir con fuerza ni succionar para no romper el coágulo.

  •  Hacer un rollo con una gasa y morderla fuertemente durante unos minutos. Cambiarla las veces que sean necesarias.

  • Aplicar hielo en la cara.

  • No acostarse o hacerlo de forma que la cabeza quede más alta que el resto del cuerpo (sentado).

  • Si el sangrado es preocupante se aconseja acudir a los servicios de urgencia, pero no es frecuente si se cumplen con las recomendaciones arriba descritas.